Sulfatiazol, remedio contra ampollas

Estimado lector, he sufrido de ampollas una cantidad descomunal de veces a causa de muchos factores como:

Calzado inadecuado o gastado, calceta inadecuada o gastada, la anatomía de mi pe (cavo), la acumulación de kilómetros, etc etc.

Me considero un corredor avanzado o atleta promedio, tengo tiempos de 3mil metros en 8:50min, 5mil en 15:50 min, 10mil en 33 min y he padecido de ampollas toda mi carrera deportiva, principalmente por mi pie cavo o de garra, por lo que tiendo a usar mucho la punta y eso causa mucha fricción en esa parte del pie, sin embargo se me han reducido al usar plantillas específicas para esta peculiaridad.

No obstante sigo padeciendo de vez en cuando ampollas como ven en la fotografía y mis amigos o conocidos saben que he intentado todos los remedios, como el usar vaselina, doble calceta, microporo, cambio de calzado, plantillas, orina, ajo, baños de sal, etc.

Ningún remedio había sido tan eficiente hasta que el entrenador, Pedro Flores del equipo de la marina de México (donde corro), me recomendó usar polvo o ungüento de sulfatiazol, y qué gran sorpresa me lleve, en un par de días la ampolla ya estaba seca y podía trotar sin dolor, con los otros remedios tardaba cerca de semana y media en recuperarme.

 

Sulfatiazol es un polvo blanco cristalino, con acción antiséptica y cicatrizante. Dentro de su acción antiséptica se destaca su acción antibacteriana. Es utilizada en heridas y para prevenir infecciones y ayudar a la cicatrización. A su vez puede usarse dentro de otros preparados como principio activo de acción antiséptica.

 

Gracias a este remedio no me pierdo entrenamiento y en atletismo no puedes darte el lujo de hacer eso.

 

Lo mejor siempre será ver a un especialista, yo les comparto mi experiencia y cómo me ayudo a sanar rápidamente mi ampolla.

 

Con cariño les escribe un corredor más, Omar Martinez, @Vomarmar en twitter e instagram.

 

#CorrerMeHaEnseñado

 

¡Cambio y fuera!