La historia de Maickel Melamed

Existe gente destinada a inspirar a masas sociales, pueden ser sus capacidades atléticas, intelectuales o espirituales, en esas personas recae una característica principal y es la enorme fuerza de voluntad, esta es la historia de Maickel Melamed.

 

Maickel nació en 1975 en Caracas, Venezuela. Desde su nacimiento los obstáculos aparecieron ya que después de un complicado parto, producto de la sofocación de su propio cordón umbilical al enredarse en su propio cuello, fue diagnosticado con "hipotonía" que consiste en el retraso motor del cuerpo y pérdida de masa muscular.

 

Su futuro se veía más que complicado, las expectativas de vida eran nulas, pero su familia ni él se rindieron, así que fue apoyado para que viviera una vida rodeada de optimismo y exigencia. 

 

Su familia lo alentaba diario con frases como: “nunca digas no puedo”, hasta que poco a poco comenzó a moverse. y su vida comenzaría a tener otra perspectiva.

 

Su fuerza de voluntad lo llevaría a querer hacer más allá de sus posibilidades, ahora es un prestigioso economista y era un líder estudiantil nato con una amplia colección de matrículas de honor en su haber, pero el siempre quiso demostrar que todo es posible, por eso se interesó en el atletismo y su gran sueño era correr un maratón.

 

En 2011 este sueño se hizo realidad y Maickel Melamed corrió el maratón de Nueva York, con un tiempo de 15 horas y 22 minutos. Con esta hazaña logró derrumbar mitos y prejuicios de gente con capacidades diferentes, dio esperanza a miles de personas e inspiró a muchos a ir por sus sueños.

 

Antes de la carrera, nuestro protagonista había asegurado que su objetivo era demostrarle al mundo que "nada es tan grande como para no intentarlo". "Este maratón es la plataforma internacional perfecta para traer un mensaje, un lugar donde fluye mucha gente de muchos países con deseos de lograr cosas. Es un ambiente espectacular y creo que es uno de los maratones más emblemáticos del mundo", añadió en una entrevista por el diario venezolano “El Universal”

 

Su historia no termina ahí, un año más tarde corrió el maratón de Berlín en 14 horas y 20 min, en 2013 el maratón de Chicago en 16 horas 46 min, en 2014 el maratón de Tokio y en 2015 el maratón de Boston en 20 horas.

 

El venezolano ha inspirado al mundo, nos ha demostrado que lo imposible es tan sólo una palabra y los sueños hay que hacerlos realidad con fuerza de voluntad, trató de imaginar por todo lo que él ha pasado y mis problemas se hacen pequeños, qué gran lección de vida.

 

Existe una película donde se relata su historia, se llama "Vamos" y un libro "Si lo sueñas, haz que pase". 

 

Con cariño les escribe un corredor más,

Omar Martinez, @Vomarmar en twwiter e instagram

#Correr Me Ha Enseñado

 

¡Cambio y fuera!