Comienza mundial bajo techo 2016

Desde Indianápolis'87, Estados Unidos no recibía un mundial bajo techo, 29 años después regresa a Portland  para acometer la primera batalla del año olímpico.

 

Como era de esperarse ell francés Renaud Lavillenie y la estadounidense Jennifer Suhr, campeones olímpicos de pértiga, se alzaron con las primeras medallas de oro. 

 

Lavillenie se aseguró el título porque nadie más pudo con su primer salto. El campeón estadounidense Sam Kendricks consiguió la plata con 5,80 y el polaco Piotr Lisek el bronce con cinco centímetros menos.

El campeón olímpico superó, a continuación, los 6,02 metros -nuevo récord de los campeonatos- y ordenó que la varilla se elevara a los 6,17 con el propósito de mejorar en un centímetro su récord mundial absoluto, pero estuvo lejos de conseguir su objetivo.

La final femenina coronó a Jennifer Suhr, campeona olímpica, con una marca de 4,90 m.

 

No estará presente la gran estrella del atletismo actual, Usain Bolt, para cuya imponente masa corporal los 60 metros lisos son un tramo complicado, pero sí otros capos de la velocidad como Ashton Eaton, Dafne Schippers o la fondista Genzebe Dibaba.

 

Schippers se enfrenta a la oportunidad de recuperar el título de 60 metros para la raza blanca, después de 17 años. Desde Maebashi 1999, cuando la griega Ekaterini Thanou -luego suspendida por dopaje- se erigió en reina del esprint batiendo a la ya legendaria Gail Devers, todas las reinas de la velocidad han sido de raza negra.

 

600 atletas de 148 países dirimirán durante cuatro días la lucha por los 26 títulos en juego en un país, Estados Unidos.

 

 

Por Omar Martinez @Vomarmar en twitter e instagram.

 

#CorrerMeHaEnseñado