La emotiva historia de María, sobreviviente de cáncer.

En la vida tienes permitido caerte, rendirte, doblarte pero está prohibido rendirte ante los problemas, no luchar ante las adversidades y darte por vencido por las dificultades.

 

En esta publicación compartiré la historia de una guerrera, su nombre es María del Sagrario Sotomayor Vázquez, es de Puebla México, corredora de 45 años y sobreviviente de cáncer de mama.

 

María de profesión químico farmacobiólogo, empezó a correr hace diez años a manera de distracción y para mejorar su salud. Como todo corredor empezó con distancias de 5k, 10k hasta lograr su sueño de correr el medio maratón de su ciudad en el 2013.

 

"A principios del 2014 sentí  molestias en un seno un poco de dolor y algo de ardor, cada vez me incomodaba más, así que acudí al ginecólogo y al explorarme me diagnosticó Fibroadenoma mamario, me mandó estudios posteriores a la exploración como es la mastografía, preoperatorios, ultrasonido y algunos otros" relata María.

 

"Inmediatamente me mandaron con el oncólogo quirúrgico. Para mi eran palabras mayores, sentía incertidumbre y confusión, tenía miedo, Así de rápido me hicieron cirugía y me quitaron mi seno" escribe María.

 

Aquella molestia que sentía María era un carcinoma ductal infiltrante fase IIA, tenia cáner de seno.

 

"Sufría Tristeza y llanto al no saber a lo que me enfrentaba más nunca paso por mi cabeza el rendirme, porque mi familia, mis hijos y esposo siempre estuvieron conmigo. Afronté 8 Quimioterapias, 25 Radiaciones, 2 cirugías, una de seno y en la otra me quitaron matriz con ovarios, he tomado muchos medicamentos, docenas de análisis, inyecciones, sueros, vacunas, vitaminas, fue todo un año de luchar contra el cáncer" recuerda María.

 

La vida siempre tendrá obstáculos y situaciones difíciles que ponen a prueba nuestra voluntad, existe gente que se dobla ante las adversidades pero también personas como María que siguen adelante luchando con tesón para vencer verdaderas dificultades.

 

"No podía hacer lo que mas anhelaba, correr, mi hermana, mi madre y mi esposo también son corredores y verlos competir siempre me daba melancolía, escuchar el himno nacional y la cuenta regresiva antes de una salida llenaba mis ojos de lagrimas y mi cuerpo de adrenalina con sentimientos encontrados. Finalmente terminé mi tratamiento con la cabeza muy en alto pero desgastada mentalmente y con incertidumbre. En mayo regresé a mi trabajo y a las carreras después de un año de luchar contra el cáncer de mama, nuevamente empecé con lagrimas en los ojos a entrenar. Actualmente he corrido la carrera de 10km de similares, 5 km de bonafont, 21 km del día del padre y espero algún día poder correr un maratón completo porque tengo fe, tengo salud y lo más importante  correr me ha enseñado a no darme por vencida antes de intentarlo y sé que puedo hacerlo". Relata con mucho sentimiento María.

 

"Aún en medio de mis debilidades, soy fuerte, no me doy por vencida, no me quito del camino ni de la línea de guerra, no perderé la lucha, ganaré la batalla y sé firmemente que soy una sobreviviente" Emotivas palabras de María.

 

María es el vivo ejemplo de que no importa qué tan fuerte golpeé la vida, no te dejarás vencer y pelearás con todo lo que tengas para salir adelante. Al escribir su historia, sentí emoción y motivación, me dieron ganas de salir a entrenar con más entusiasmo, celebrando que tengo todo lo necesario para ser mejor. 

 

Personas como María son dignas de admirarse por su carácter y fuerza de voluntad, nos enseñan que no importa la situación que te encuentres, tu actitud hace la diferencia entre continuar o renunciar.

 

Por un corredor más, Omar Martinez @Vomarmar en twitter e instagram.

#CorrerMeHaEnseñado

 

¡Cambio y fuera!