LA DURA HISTORIA DE LA MARATONISTA ÉRIKA OLIVERA

PERFILES OLÍMPICOS.

LA DURA HISTORIA DE LA MARATONISTA ÉRIKA OLIVERA.

 

Tendrá su QUINTA participación en Olimpiadas, es maratonista élite, abanderada de Chile en Rio 2016, madre de 5 hijos, multicampeona, poseedora de diez récords nacionales de atletismo a la fecha,aunque su especialidad es Maratón, cuenta con marcas nacionales en los 5.000m, 10000m, Media maratón y 42k.. Además, posee dos récords sudamericanos vigentes en categoría Sub 23 y dos en categoría Juvenil.

 

Es una mujer admirable, respetada y su trayectoria deportiva ha inspirado más allá de las fronteras de su país.

 

Detrás de esa gran madre, mujer y atleta, hay una historia que impactará a muchos de ustedes.

 

La maratonista de 40 años dejó impresionado a su país el pasado mes de julio cuando reveló que durante doce años, entre los 5 y los 18 de edad, sufrió los abusos sexuales continuados de su padrastro. "Debo haber tenido 5 años la primera vez que me abusó", recoge el diario La Tercera. "Esa primera vez no entendí lo que pasó, era una niña, no cachaba nada. Él siempre decía que eso nadie lo tenía que saber", explica la atleta.

 

 "Mientras yo no me pude defender, él hacía lo que quería conmigo. A veces, en la noche, él iba al dormitorio nuestro y ahí molestaba un poco, me tocaba cuando estaban mis hermanas. Pero generalmente las cosas se daban en el día, cuando mi mamá no estaba", explicó Olivera. 

 

La atleta, cuando tenía 12 años comenzó su carrera en atleitsmo, y aún sufría abusos, se lo dijo a su madre, pero no la apoyó: "Me dijo que ojalá que fuera mentira, porque si era verdad que él me abusaba, nadie me iba a querer; no iba a poder tener hijos ni familia".

 

 No fue hasta los 18 años cuando Olivera decidió poner un alto, "Me levantó la mano, yo se la sostuve y él me forzó más. Me puse chora, me defendí y le dije que no volviera a hacer eso nunca más. De la calle le grité: 'Viejo de mierda'. Mi mamá vio todo esto. Para mí fue un gran paso. Él no volvió a violarme".

 

Con tan sólo 18 años lograría destacar a pesar de sus problemas, al quedarse con el oro en los 10'000m. en el Campeonato Juvenil de Atletismo disputado en Mar del Plata. Ese mismo año, disputó sus primeros Juegos Suramericanos en Valencia, Venezuela, quedándose con el primer lugar, tanto en los 5'000 como en los 10'000 metros, a partir de ahí nació la leyenda de una corredora que no se dejaría vencer por nada.

 

Respecto a su apellido, el que viene de su padrastro, Olivera dijo: "Le hago honor al apellido de un hombre que fue lo peor que pudo haberme tocado en la vida. El apellido es reconocido hoy como algo exitoso, pero me costó muy caro y todos mis hijos tienen que llevarlo".

 

Olivera vivió un infierno y aún así nadie le quito su voluntad, su facultad de soñar para que algún día se convirtiera en la gran mujer que es hoy.

 

Mi respeto y admiración para la atleta chilena, la veremos competir en el maratón olímpico, el día 14 de agosto.

 

Les escribe con cariño un corredor más, Omar Martinez, @vomarmar en twitter e instagram.

 

#CorrerMeHaEnseñado 

 

¡Cambio y fuera!