La historia de Wilma Rudolph, Especial día de la mujer.

ESPECIAL ¡FELIZ DÍA DE LA MUJER!

 

"NUNCA SUBESTIMES EL PODER DE LOS SUEÑOS Y LA INFLUENCIA DEL ESPÍRITU HUMANO, EL POTENCIAL DE LA GRANDEZA VIVE EN CADA UNO DE NOSOTROS"

WILMA RUDOLPH.

 

En 1960, Wilma Rudolph se convirtió en la primer mujer estadounidense en ganar tres medallas de oro en unos Juegos Olímpicos. Antes de ser una gran atleta, "La Gacela Negra" fue la vigésima de 22 hermanos de una familia de escasos recursos y tuvo problemas de niña al ser prematura y padecer doble neumonía a los cuatro años, y con seis, un ataque de poliomielitis que le dejó paralizada la pierna izquierda durante varios años. A pesar de eso, su determinación le llevó a superar estas contrariedades, se convertiría en una buena jugadora de baloncesto para después ser una flamante corredora.

 

En Roma 1960, Wilma haría historia con sus hazañas al imponer récord mundial en 100m con un tiempo de 11.3' y ganaría la medalla de oro, lo mismo pasaría en la prueba de 200m y en la de relevos, en 1961 en Moscú igualó el récord mundial de los 100 metros planos con 11.3' y lo rompió en Sttutgart cuatro días más tarde con 11.2' convirtiéndose en la mujer más rápida de la historia en ese momento.

 

Rudolph compartió su notable historia con el mundo en 1977 con su autobiografía, Wilma. Su libro se convirtió más tarde en una película para televisión. En la década de 1980, fue incluida en el Salón de la Fama Olímpico de Estados Unidos y estableció la Fundación Wilma Rudolph para promover el atletismo amateur. Wilma Rudolph murió el 12 de noviembre de 1994, cerca de Nashville, Tennessee, perdiendo una batalla con el cáncer de cerebro.

 

Rudolph es y será recordada como una de las mujeres más rápidas en la historia y como una fuente de gran inspiración para generaciones de atletas afroamericanos. Ella dijo una vez: "Ganar es grande, seguro, pero si realmente se va a hacer algo en la vida, el secreto es aprender a perder. Nadie va invicto todo el tiempo. Si puedes levantarte después de una derrota aplastante, y volver a intentar ganar de nuevo, serás campeón algún día ". En 2004, el Servicio Postal de los Estados Unidos honró a la campeona al presentar su imagen en un sello de la moneda de 23 centavos.

"Corrí. corrí y corrí hasta que adquiría este sentido de determinación, este espíritu que no me deja vencerme sin importa que pueda suceder" Wilma Rudolph.

 

#CorrerMeHaEnseñado

Les escribe un corredor más, Omar Martinez @Vomarmar, les deseo un gran día de la mujer.

¡Cambio y fuera!