Sufrir y gozar

SUFRIR Y GOZAR.

 

Todo logro alguna vez fue un sueño, un pensamiento, un anhelo de una persona que buscó salir de su zona de confort.

Para ello, cualquier persona que logra una hazaña tuvo que emprender un camino nublado en el que se recorre con obstáculos, paredes, puertas con cerrojos, incidencias, incertidumbre y en ocasiones sufrimiento.

 

Sin embargo eso no le impide disfrutar del camino con entusiasmo a pesar de las dificultades, porque su sueño vale más que sus pretextos.

 

De tal forma que todo sufrimiento que pasa, al final se convierte en gozo cuando los resultados comienzan a florecer y su sueño empieza a tornarse en una realidad.

Muchos de nosotros los corredores comenzamos con un gran sueño a entrenar, para algunos es terminar una carrera, bajar de peso, motivar a su familia, cambiar su hábitos, mejorar sus tiempos, convertirse en atleta, ser un atleta nacional o llegar a ser de los mejores del mundo, independientemente del objetivo y nivel, todos llevamos un entrenamiento con mucha ilusión. Nos levantamos temprano, pasamos frío, calor, soportamos dolor, sacrificamos reuniones o fiestas para poder rendir en los entrenos, a veces le dedicamos mucho tiempo que la gente que no corre nunca lo entenderá.

 

Y yo puedo concluir en algo:

LOS ENTRENAMIENTOS SE SUFREN PARA QUE LOS RESULTADOS SE GOCEN, y eso... madre mía, sabe a gloria pura.

 

Les escribe con cariño un corredor más, Omar Martinez @Vomarmar en twitter e instagram.

¡Cambio y fuera!

#CorrerMeHaEnseñado