LA HISTORIA DETRÁS DEL ÉXITO. DE VENDEDOR DE NARANJAS A CONQUISTAR LA GRAN MANZANA, GERMÁN SILVA.

LA HISTORIA DETRÁS DEL ÉXITO.

DE VENDEDOR DE NARANJAS A CONQUISTAR LA GRAN MANZANA, GERMÁN SILVA.

 

El mexicano Germán Silva es uno de los mejores atletas que ha dado el continente americano, nacido el 9 de enero de 1968 en Zacatlán, Puebla, fue bicampeón del maratón de Nueva York en 1994 y 1995, segundo lugar en el mundial de medio maratón en Noruega 1994 con un tiempo de 1h.00:28, tercer lugar del maratón de Londres 1994, sexto lugar en las Olimpiadas de Barcelona 1992 en el 10mil con un tiempo de 28:20.19 y sexto lugar en las Olimpiadas de Atlanta 1996 en el maratón.

 

En 1995 fue seleccionado por la New York Road Runners como uno de los cinco mejores en la historia del Maratón, en 2014 fue seleccionado como miembro del salón de la fama de los corredores de New York.

 

Germán Silva proviene de una numerosa familia de 13 hijos, creció en Veracruz México, trabajando como vendedor de naranjas, el negocio familiar.

Su detección fue inesperada y su éxito deportivo fue precedido por la desobediencia hacia su padre, quien no quería que desatendiera el negocio que representaba el sustento de su familia

 

"Yo tenía un sentimiento un poco profundo porque me costaba trabajo entender por qué mi papá no me ayudaba, hasta que me di cuenta que para él correr no era un trabajo, me di cuenta que lo hacía por querer mi bien" comenta Germán a VICE Sports.

Su sueño era ser un gran atleta y nunca dejó de luchar hasta convertirse en la gran leyenda mexicana.

 

"Cuando mi padre vio que gané el Maratón de Nueva York el primer año, fue la persona más feliz, más contenta, estaba orgulloso con sus amigos", recordó Germán sobre la reacción de su padre, quien más le cuestionó sobre su carrera deportiva.

Silva logró el éxito mundial en varios maratones, conquistó Nueva York dos veces consecutivamente y eso quedará para el resto de la historia deportiva.

 

"No es fácil llegar a la cúspide cuando se padece de hambre. Cuando era niño mi único trabajo era cortar la milpa y naranjas, y de subir y bajar los naranjales en el rancho, aprendí a correr''. (La Jornada, 1995).

 

Pese a ser doble campeón e invitado permanente en Nueva York, Silva nunca recibió el llamado presidencial, pero eso no molesta al corredor, quien no desaprovechó la oportunidad cuando estuvo con el entonces gobernador de Veracruz Patricio Chirinos para decirle que en su ejido no había electricidad. "Era lo único que podía hacer por mi pueblo, imagínate, toda mi niñez la vivía entre velas y lámparas de petróleo'', relata en una entrevista en el periódico La Jornada.

 

A Germán se le recuerda como "Wrong Silva", triunfó por primera vez en el maratón de Nueva York 1994 a pesar de desviarse por más de media milla, al dar una vuelta equivocada en Central Park. Aproximandose a la meta, Silva iba unos 36 metros detrás del líder, su compatriota Benjamín Paredes, pero lo derrotó por dos segundos, 2:11:21.

Silva se guió en la ruta por un camarógrafo en motocicleta que estaba delante de ellos, dio vuelta a la derecha en West Drive, la continuación de la Séptima Avenida en Central Park, para cortar hacia la meta. La ruta para los corredores era seguir de frente por Central Park Street alrededor del parque hasta Columbus Circle, donde había que dar el giro para continuar por Central Park West. Germán se fue con el camarógrafo y Benjamín se mantuvo en el trayecto correcto. Apenas se dio cuenta que ya no había gente por donde pasaba, notó el error. Fueron aproximadamente 10 segundos los que tardó en regresar a la ruta, pero solo quedaban 800 metros hacia la meta.

 

"Haciendo cuentas, los últimos 800 metros los veníamos corriendo en un ritmo de tres minutos por kilómetro o 3:05, y ese último kilómetro lo tuve que correr debajo de 2:40 para alcanzar a Benjamín." Comenta Silva para VICE.

 

Grande por siempre Germán Silva, orgullo de México y Latinoamérica.

Por un corredor más, Omar Martinez Ruiz @Vomarmar en twitter e instagram #CorrerMeHaEnseñado

¡Cambio y fuera!