· 

Científicos de la Universidad de Edimburgo comprueban que el volumen del cerebro se reduce por culpa del sedentarismo y otros factores

Científicos de la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido descubrieron que los malos hábitos alimenticios, fumar, la hipertensión, la obesidad y la diabetes causan el envejecimiento prematuro de nuestro cerebro y la reducción de su volumen, todo gracias al sedentarismo y a la nula actividad física.

 

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista European Heart Journal, los 9.772 voluntarios de edades entre 44 y 79 años se sometieron a imágenes de resonancia magnética para encontrar vínculos entre la estructura de diferentes partes del cerebro con los siete factores que contribuyen al daño de los vasos sanguíneos y empeoran el suministro de sangre al sistema nervioso central. Entre los factores que se analizaron los investigadores mencionaron el hábito de fumar, la presión arterial alta, la presión alta del pulso, la diabetes, los niveles altos de colesterol y la obesidad, según el índice de masa corporal (IMC) y la proporción entre cintura y cadera.

 

Los vínculos con más impacto se encontraron en áreas del cerebro que son responsables de nuestras habilidades de pensamiento más complejas y que se deterioran durante el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

 

Resultó que, todos los factores a excepción del colesterol alto, especialmente el tabaquismo, la presión arterial y la diabetes, contribuyen a disminuir la cantidad de materia gris. Además, el volumen cerebral disminuyó y el estado de la materia blanca se deterioró. En su mayor medida, esta relación se manifestó en personas de mediana edad.

 

El estudio ha evidenciado que con mayor riesgo de daño vascular, el volumen cerebral se redujo en un 3% en comparación con la norma, y la materia blanca tenía 1,5 veces más daño.

 

Tener una vida sedentaria, fumar, padecer obesidad, hipertensión o diabetes son un riesgo para nuestra salud, por lo que aumentan nuestras posibilidades de una muerta prematura o padecer enfermedades crónicas.

 

Las recomendaciones emitidas por los especialistas para evitar que nuestro cerebro se reduzca son evitar fumar, llevar una dieta saludable y realizar ejercicio periódicamente.

 

Ya se había hecho un estudio previo de la Universidad de California, publicado por la revista Neurology, reveló que ciertos cambios cerebrales asociados con la demencia se producen con más frecuencia en personas que fuman, tienen hipertensión, son obesas o sufren diabetes.

 

El motivo, de acuerdo con los investigadores, puede encontrarse en que todos esos hábitos dañan los vasos sanguíneos, produciendo enfermedades vasculares y accidentes cerebro-vasculares.

 

Las personas con obesidad registraron una mayor reducción del tamaño del cerebro con el paso de los años y una inclinación a la demencia mayor que las personas con peso saludable.

 

Hacer ejercicio y llevar una vida saludable es lo mejor para evitar enfermedades y mantener a nuestro cerebro en perfecto estado.

Basta con trotar 30 minutos al día y tener buenos hábitos alimenticios para gozar de salud.

 

“¿Quién es Fuerte? Aquél que puede vencer sus malos hábitos” 

Benjamin Franklin.

 

Información de actualidad.rt.com

Por un corredor más Omar Martinez Vomarmar

Si te gusta mi contenido, te invito a visitar mis otras redes sociales:

@CorrerMeHa 

https://www.facebook.com/corrermeha/

https://twitter.com/CorrerMeHa

https://www.instagram.com/corrermeha/

@Vomarmar 

https://www.facebook.com/VomarmarOmarMartinez/

https://twitter.com/vomarmar

https://www.instagram.com/vomarmar

Grupo de Facebook: Correr Me Ha Enseñado

web: www.corrermeha.com

 

#CorrerMeHaEnseñado